Cómo empezar a hacer deporte con 5 tips infalibles + INFOGRAFÍA

Cómo empezar a hacer deporte con 5 tips infalibles + INFOGRAFÍA

  • Publicado por Nico
  • Fecha: 18/06/2018
  • Comentarios

Tienes clara la importancia de hacer ejercicio, lo has intentado varias veces, pero no sabes cómo empezar a hacer deporte para que de verdad forme parte de tu día a día. Si quieres conseguirlo, si quieres un cuerpo más sano y fuerte, apunta estos tips infalibles con una infografía resumen para que los tengas siempre a la vista. ¡Vamos a por ellos!

Este post va a ser muy práctico para que te pongas manos a la obra cuanto antes. Cinco puntos, cinco consejos y cinco formas de aplicarlos, para que empezar a hacer deporte pase de ser un suplicio o una meta lejana a parte de una vida más sana y feliz.

TIP 1: Define tu objetivo, tu porqué

Si vas a empezar a hacer deporte, lo mejor es tener claro el objetivo que persigues, cuáles son tus porqués. Con una motivación clara que te empuje para conseguir lo que te propones, será más difícil que abandones.

Cuando queremos adquirir un hábito siempre hay horas bajas, momentos en los que flaqueamos. Pensar entonces en tu objetivo te servirá para levantar el culo y ponerte en marcha de nuevo, ¡porque quieres conseguirlo!

Aquí van unas cuantas razones muy poderosas para comenzar a hacer ejercicio:

  • Mejorar tu salud y tu vitalidad haciendo que vivas más y en mejores condiciones.
  • Evitar enfermedades tan graves como el estrés, la obesidad o la diabetes.
  • Tener una mentalidad más positiva, una mejor autoestima y sentirte más feliz.
  • Encontrarte mejor física y mentalmente, más preparado para los retos de la vida.
  • Conocer nuevas personas, mejorar tus relaciones o hacer nuevos amigos.

Si quieres más motivos, aquí tienes nada menos que cien.

Si alguna de estas razones resuena contigo, ¡quédatela! Y si no, busca la tuya y ten presente algo: mucho mejor si es un objetivo SMART, es decir, que cumpla estas cinco condiciones:

 

Imagen smart (fuente)

Con esta fórmula pasamos de un “voy a empezar a correr” a un “voy a correr tres días por semana durante tres meses para sentirme mejor y adelgazar cuatro kilos”.

O de un “voy a hacer pilates” a un “voy a ir a clases de pilates dos días a la semana durante este año para tener más flexibilidad y desconectar del trabajo”.

No nos negarás que la segunda versión es mucho más retadora 😉

MANOS A LA OBRA: Piensa qué quieres conseguir haciendo más deporte, cuál es tu objetivo, tu motivación, tu por qué, y pásale el filtro SMART.

TIP 2: Elige un deporte que se adapte a ti

No es lo mismo alguien que jamás ha hecho deporte que alguien que ha hecho un parón en su hábito deportivo. Ni es lo mismo empezar a hacer deporte a los 40 o tener más o menos tiempo para dedicarle.

Lo que está claro es que, sea cual sea tu situación, hay un deporte para ti.

Existen diferentes opciones para empezar a darle movimiento a tu cuerpo y mejorar tu vida.

SI te gusta entrenar en grupo, busca clases colectivas. Una buena idea es encontrar un grupo de entrenamiento al aire libre, más allá de levantar pesas en una sala.

Prueba nuevas opciones de entrenamiento con circuitos donde trabajes líneas de movimiento, más allá de músculos de forma aislada. Podrás comprobar lo diferente que es y lo bien que te sientan.

Es una opción mucho más conectada con el mamífero que somos y por ello los resultados son alucinantes. Otra opción enfocada a tu salud articular puede ser el Yoga y las sesiones de estiramientos o movilidad integral.

Si tu objetivo es perder peso, existen muchas formas de entrenar por cortos periodos de tiempo, incluso 8 minutos diarios. Los llamados Hiit (high intensity interval training) que te van a poner en forma muy rápidamente.

Si tu rollo es más trepar, saltar, colgarte de barras, la calistenia o parkour y el paleotraining son geniales y ponen muy en forma.

Si tienes muchas ganas, pero no sabes cómo empezar ni confías en poder hacerlo solo, busca un entrenador personal que adapte el deporte a ti. Vas a conseguir darle constancia y vas a divertirte mientras te pones en forma teniendo en cuenta tu situación personal.

Siempre es un buen momento para empezar a moverte (fuente)

> MANOS A LA OBRA: Analiza cómo eres y qué necesitas y encuentra un deporte que se adapte a ti y te haga disfrutar. Sé consciente de tus limitaciones pero elige algo que te motive y te rete.

TIP 3: Empieza a hacer ejercicio de forma gradual

Que levante la mano quien haya empezado a tope de energía y lo haya dejado al cabo de un mes, fundido y agotado. El que más y el que menos ha caído en el error de pasarse de rosca y acabar derrotado o incluso lesionado.

Vamos a ir poco a poco, sin prisa pero sin pausa. Con una pauta realista que puedas cumplir. De hecho, es incluso positivo que te quedes con ganas de más. Si terminas de hacer deporte y quieres más, estás en el buen camino.

En cambio, si empiezas y ves que no puedes con ello, seguramente te has pasado. Da marcha atrás y rebaja tu objetivo. Tiene que costarte un poco, pero no ser una tortura. Si no lo disfrutas, lo dejarás, y no es eso lo que queremos, ¿verdad?

Lo más importante es abordar tu incorporación al deporte desde un punto de vista sensato. Es mejor que te plantees una meta alcanzable, algo tan sencillo como pasar del ascensor y subir las escaleras del trabajo o de tu casa.

El cerebro interpreta que todo está bien si existe movimiento en tu día a día. Es vital que luchemos contra el sedentarismo. Por eso, incluir estos pequeños cambios previos a tu cuota en el gimnasio, va a ayudarte a sentirte mejor.

> MANOS A LA OBRA: Piensa en una planificación que te permita avanzar poco a poco, con seguridad y disfrutando. Si no tienes claro cuál es el equilibrio, escucha a tu cuerpo y si lo necesitas consulta con un profesional o coaching deportivo.

TIP 4: Mantén tus pensamientos negativos a raya

“No puedo, no valgo, el deporte no es para mí, no lo voy a conseguir, estoy cansado, no puedo más, para qué me sirve esto, paso de seguir, prefiero hacer otra cosa…”. ¿Te suenan estas ideas?

Nadie se libra de los pensamientos negativos o las creencias limitantes, de las que te hablamos en este post. La clave está en detectarlos y frenarlos.

Hay una parte en nuestro cerebro que nos impide arriesgarnos, que quiere que estemos tranquilos, seguros, refugiados. Esa parte se llama cerebro reptiliano y durante miles de años nos ha servido para sobrevivir.

A tu cerebro no le importa si te diviertes o no, si te autorrealizas o no, lo que quiere es que sobrevivas. Y para conseguirlo frenará tus impulsos de hacer cosas nuevas, de superar tus límites y enfrentarte a lo que te da miedo o pereza. Justo lo que te da el deporte.

> MANOS A LA OBRA: entiende que esos pensamientos no corresponden con quien quieres ser. Identifícalos y confróntalos. Cambia tu “no puedo” por un “puedo hacerlo y voy a hacerlo”.

TIP 5: Apunta tus logros, ¡y celébralos!

La salud es la mejor recompensa, pero seamos sinceros, los primeros momentos son duros y vas a necesitar algo más para ayudarte a superarlos. Y con algo no nos referimos a atiborrarse a patatas fritas por haber salido a correr. No tendría mucho sentido, ¿no crees?

Mejor premiarte escuchando tu música favorita, quedando con los amigos, cocinándote algo sano… Busca algo saludable que te guste hacer y asócialo al deporte.

Puedes darte pequeños premios por:

  • vencer la tentación de quedarte viendo la tele y salir a caminar.
  • llevar un mes seguido sin faltar a ninguna clase de spinning.
  • haber corrido 30 minutos por primera vez en tu vida.
  • poder subir las escaleras sin que el corazón se te acelere.

Esto no será necesario siempre, cuando el deporte sea un hábito para ti no necesitarás las recompensas. Pero al principio sí son una genial forma de subir tu autoestima y reafirmarte en tu objetivo.

> MANOS A LA OBRA: haz una lista de cosas sanas y positivas que te guste hacer e incorpóralas como pequeños premios cada vez que avances en tu ejercicio.

EXTRA TIP: Juntos somos mejores

Cuando te comprometes a hacer algo con otra persona es más probable que acabes haciéndolo. Por eso muchas personas salen a caminar en compañía o buscan grupos para entrenar juntos. ¡Hay más opciones de las que crees!

Somos animales sociales, también en el deporte. Por eso, si quedas con alguien para hacer ejercicio es más fácil que te levantes del sofá que si solo has quedado contigo. Al menos al principio, luego el propio deporte ya se encargará de ser tu motor.

> MANOS A LA OBRA: busca la mejor compañía para que te anime, para compartir retos y sudar juntos.

infografia wip empezar a hacer deporte

Conclusión: ¿estás listo para empezar a moverte?

Si sigues estos consejos, si te pones manos a la obra, verás que empezar a hacer ejercicio es mucho más fácil. El deporte dejará de ser algo poco apetecible para convertirse en una forma increíble de sentirte mejor, de desconectar y ser más feliz.

Si te das el espacio y tiempo suficientes para crear el hábito de hacer deporte, será la clave de tu éxito. Pero si decides seguir repitiéndote que no tienes tiempo para entrenar, estarás haciéndote un flaco favor.

La esperanza de vida cada día es mayor, se habla incluso de 144 años. La pregunta es: ¿cómo quieres vivirlos?

¡Te toca empezar! Define qué quieres conseguir, elige un deporte adecuado para ti, empieza poco a poco pero sé constante, pasa de los pensamientos negativos y celebra cada logro en compañía, ¡por pequeño que sea!

Y no olvides contarnos en los comentarios tus dudas o inquietudes. ¡Te esperamos!

Foto portada: Austris Augusts on Unsplash. 

0 Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This